redrube

Los Amatller, una saga de chocolateros

Los Amatller, una saga de chocolateros

La familia Amatller representa una de las estirpes de chocolateros más importantes de nuestro país. Chocolates Amatller fue, durante la primera mitad del siglo XX, la marca de chocolates más destacada de la península. ¿Pero sabíais que Antoni Amatller fue la tercera generación de chocolateros?

Los Amatller eran originarios de Molins de Rei, un pequeño pueblo cerca de Barcelona. El abuelo de Antoni Amatller, Gabriel Amatller, se trasladó a Barcelona a finales del siglo XVIII y abrió un pequeño obrador de chocolate en una casa alquilada en la calle Manresa, en el barrio de Santa María del Mar. Se conservan facturas con fecha de 1797 que dejan constancia de esta actividad artesana. La ocupación napoleónica obligó a muchos industriales a abandonar Barcelona; Gabriel Amatller continuó la producción temporalmente en Agramunt, y una vez terminada la Guerra de Independencia (1808-1814), volvió a la ciudad y compró la finca de la calle Manresa.

Sus hijos, Antoni Amatller Ràfols (1812-1878) y Domingo Amatller Ràfols (1814-1877), fueron la segunda generación de chocolateros. Vivieron una Barcelona rodeada por murallas, donde se empezaban a respirar los primeros síntomas de la Revolución Industrial que modernizaría la ciudad. La Revolución Industrial significó la llegada del tren a Barcelona, ​​la comercialización marítima a través del puerto que se transformó de nuevo en uno de los recursos económicos más importantes para el progreso de la ciudad, y veremos construir las primeras fábricas en la falda de la montaña de Montjuïc. En este contexto, los herederos Amatller transformaron el obrador de chocolate de su padre en una sociedad, Amatller Hermanos, que ampliaba el negocio con el comercio de frutos coloniales, y así se aseguraban el suministro de las mejores selecciones de cacaos, azúcares y vainillas para fabricar chocolate.

En 1851 nació Antoni Amatller Costa (1851-1910), hijo de Antoni Amatller Ràfols. Cuando cumplió 19 años, recién casado, su padre y su tío le darán la oportunidad de hacer un viaje de formación en el extranjero donde visitó las principales fábricas de chocolate suizas y francesas. Poco después del viaje, en 1872, preparado para hacerse cargo del negocio familiar, creó una nueva sociedad con el nombre de Antonio Amatller. El más joven de los Amatller se ocupó de reorganizar la empresa, y para ello puso en práctica los conocimientos adquiridos en Europa. En la casa de la calle Manresa se instalaron las oficinas administrativas, y la producción se industrializó. Se construyó una nueva fábrica en Sant Martí de Provençals con la maquinaria alemana y francesa más moderna, que se inauguró en 1878.

Al mismo tiempo, la empresa comenzó a utilizar técnicas publicitarias para ampliar su mercado. Como pionero del marketing publicitario, incorporó en sus productos las nuevas técnicas publicitarias, encargando a los artistas de la época como Rafael Penagos, Apel·les Mestres y Alphonse Mucha que le hicieran cromos, posters publicitarios de la marca y otros objetos.

A la muerte de Antoni Amatller, la fábrica pasó a ser gestionada por diferentes administradores. Tras vivir las dificultades de la posguerra española, la hija de Antoni Amatller, Teresa Amatller Cros, decidió vender la marca que pasó de manos en manos hasta que en los años 70 la compró el actual propietario, Simon Coll, chocolatero de Sant Sadurní d’Anoia. Fruto de esta política de modernización del negocio familiar iniciada por Antoni Amatller fue la expansión por toda España de una marca de chocolate que hoy en día aún perdura.



sweetporn.org dpfantasy.org new.wantedporn.org