La Llotja de Mar

Pla de Palau s/n – Barcelona

.01

El Consejo de Ciento

En siglo XIV, en plena Edad Media, Barcelona era un gran centro mercantil. El puerto de Barcelona recibía mercaderes de todo el Mediterráneo y de Europa. Pero no había un lugar concreto para reunirse y negociar. Entonces el Consulado de Mar, la élite dirigente del estamento mercantil de la ciudad, impulsó la construcción de la Lonja.

¿Quién era el propietario de la Lonja? El Consejo de Ciento promovió la construcción del edificio, pero fue el Consulado de Mar quien se hizo cargo de las obras y del mantenimiento, también de la ampliación del edificio; y, por lo tanto, desde el primer momento, se convirtió en el propietario del edificio. A cambio, el Consejo de Ciento se reservó el uso de la Lonja para celebrar grandes actos.

¿Qué era el Consejo de Ciento? Era el gobierno municipal de Barcelona. Estaba formado por cien miembros, que representaban los tres principales estamentos de la sociedad. Y los mercaderes tenían una representación importante.

.02

La construcción de La Lonja

¿Por qué se construyó aquí la Lonja? Hace más de seiscientos años, los barcos fondeaban cerca de la playa situada ante el solar donde se decidió construir la Lonja. En aquella época la línea de la costa no era la misma que en la actualidad. El actual paseo Isabel II era playa y unos doscientos metros mar adentro, había el islote de Maians que estaba unido al continente con un istmo que se denominaba “lo Morro”. Aquel espacio resguardado, hacía de puerto, donde fondeaban los barcos. Las barcas, varadas en la playa, estibaban y desestibaban las personas y la mercancía de los barcos. Los mercaderes de la ciudad necesitaban un lugar para reunirse y hacer negocios, y por este motivo se pidió permiso al rey para construir una edificación con este fin. En 1339 se consigue la autorización real y se adquieren los terrenos que había delante de la playa.

.03

La Lonja

Sala de Contrataciones

Es el espacio más antiguo del edificio, acabado de construir en el 1397, y destinado a la reunión de los mercaderes y a la concreción de negocios, sobretodo internacionales. En el salón se instaló la llamada Mesa de Cambio de Barcelona, organismo creado por el Consejo de Ciento, que fue el primer banco público de la historia. Entre las funciones que tenía atribuidas estaba la de fomentar la actividad mercantil de la ciudad, controlar las buenas prácticas bancarias, o custodiar los depósitos dinerarios de los mercaderes. Con estos depósitos bancarios se financiaban empresas militares de conquista de la casa real catalano-aragonesa. Este organismo estuvo activo hasta que en 1714 el rey Felipe V liquidó el Consejo de Ciento tras la Guerra de Sucesión.

Patio de los Naranjos

Desde sus inicios se utilizó como zona de recreo de los comerciantes, aunque esto no impedía que se contrataran negocios. También se celebraban los actos destacados de la Lonja y del Consejo de Ciento. Se le dio esta denominación porque inicialmente había naranjos y limoneros. Aunque, fueron eliminados cuando se realizó la reforma neoclásica, y se construyó la obra que actualmente rodea el patio.<br /> ¿Sabíais que en este patio se decidió la participación catalana en el segundo viaje de Cristóbal Colón? Fue en una reunión entre los Reyes Católicos y Colón con el acuerdo de ocho mercaderes de Barcelona, muy próximos al rey Fernando II.

La reforma Neoclásica

A mediados del siglo XVIII, Cataluña experimentó un fuerte crecimiento productivo y de población, que hizo recuperar la fuerza económica de las clases mercantiles. Fruto de esta recuperación es la creación de la Junta de Comercio de Cataluña, heredera del Consulado de Mar, que tenía la misión de fomentar la producción agraria, la fabricación y el comercio. La Junta se hará cargo del edificio de la Lonja y encargará al arquitecto Joan Soler i Faneca el proyecto de rehabilitación del edificio, otorgándole el estilo neoclásico actual, pero conservando los elementos góticos. Las obras se inician en el año 1771 y tendrán un coste de un millón de libras catalanas (equivalentes a unos seiscientos millones de euros).

EL Salón de Plenos

Se halla en lo alto de la antigua capilla del Patio. Esta sala ha sido adecuada recientemente para celebrar los plenos de la Cámara de Comercio, la actual propietaria del edificio. La persona representada en el cuadro que preside el Salón es Antonio de Campmany, una personalidad importante en la historia de Cataluña, que vivió en la época de la Ilustración. Fue el investigador que documentó la historia del comercio marítimo catalán de la Edad Media, además de uno de los padres de la primera Constitución española (la de Cádiz, denominada “Pepa”). También fue el pionero de la idea “Nación de naciones” aplicada en España.

La Sala del Tribunal del Consulado de Mar

Era la sala donde se celebraban las conciliaciones y juicios de los comerciantes que estaban acogidos al “ius mercatorum”, el derecho mercantil catalán. Sus resoluciones y sentencias tenían la misma fuerza que las que emitía la justicia ordinaria. Esta sala pertenece a la parte del edificio que se construyó con la reforma neoclásica. El Tribunal estaba situado a la parte antigua; pero cuando Felipe V confiscó la Lonja y la convirtió en un cuartel, el Consulado fue forzado a trasladarse a una casa próxima. Pasado casi un siglo, cuando la Lonja recuperó su naturaleza mercantil, la Junta de Comercio emplazó el Consulado de Mar en el edificio, con la idea de recuperar sus funciones históricas.

El Salón Dorado

Fue construido durante la reforma neoclásica para celebraciones sociales. Pero su mobiliario y su decoración actual son de una redecoración de principios del siglo XX que se encargó al arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner.

Salón Lucrecia

Fue el espacio destinado a las reuniones de los miembros directivos de la Junta de Comercio, y actualmente de la Cámara de Comercio. En las paredes se exponen los cuadros de todos los presidentes de la Cámara desde su fundación, a finales del siglo XIX. El primer presidente de la Cámara fue Manuel Girona y Agrafel, banquero y alcalde de Barcelona, comisario de la Exposición Universal de 1888, y que financió la construcción del Canal de Urgell, la obra civil más importante de la Cataluña del siglo XIX.

Salón de Cónsules

Junto al Salón de Contrataciones, es la parte más antigua del edificio; es decir, el núcleo gótico de la Casa de la Lonja. Inicialmente, se usaba como almacén y archivo del Consulado de Mar. Con las obras de recuperación modernas, cuando se destapó la estructura gótica de esta sala, se decidió denominarla Salón de Cónsules. Cuando Felipe V confiscó la Casa de la Lonja para convertirla en un cuartel, el Consulado de Mar fue trasladado, a la fuerza, a otro edificio. Esta sala fue convertida en un dormitorio de soldados. Pero después, la Junta de Comercio recuperó la propiedad del edificio e instaló las aulas de las escuelas profesionales, destinadas a formar a los profesionales que demandaba la economía catalana.

La Cámara de Comercio

La Cámara de Comercio, fundada en 1886, es la entidad heredera de la Junta de Comercio. Es la actual propietaria del edificio y su sede, tal como pasaba con la Junta de Comercio.

Información Visitas

Visita guiada

Visita en Grupo

sweetporn.org dpfantasy.org new.wantedporn.org