redrube

Casa Batlló

Antoni Gaudí i Cornet

Paseo de Gracia, 43 – Barcelona

.01

Descubre los tesoros patrimoniales
de una Casa única en el mundo

Acompañado de un guía experto, esta visita te sumergirá en los procesos de restauración y conservación que se han llevado a cabo en esta obra maestra de Gaudí, desde la fachada de la Casa y el revestimiento original de la Planta Noble, hasta la recuperación de diferentes elementos decorativos originales.

Descubre los tesoros de este edificio que es Patrimonio de la Humanidad y cómo arquitectos, restauradores y artesanos trabajan por devolver la máxima autenticidad y esplendor a la Casa. Un viaje a los orígenes que desvela, cada día más, el genio de Gaudí.

.02

Familia Batlló

Josep Batlló i Casanovas fue uno de los grandes industriales del textil catalán, hijo de Feliu Batlló Masanella y Josefa Casanovas Duran.

El 14 de mayo de 1884 se casó con Amalia Godó Belaunzarán, hija de Bartolomé Godó Pié, fundador junto a su hermano del diario La Vanguardia, y de la fábrica Godó Hermanos y Cia dedicada a la producción de yute, una fibra textil natural que se utiliza para hacer sacos.

Tuvieron cinco hijos: José, Mercedes, Carmen, Felipe y Luís. El matrimonio gozó de un gran prestigio social y económico. La fábrica Godó era la primera de España.

casabatllo_detalle01
casabatllo_detalle02

Josep Batlló provenía de una familia dedicada al textil, su padre en 1880 había creado una empresa de sedas. A finales del siglo XIX la compañía pasó a denominarse Batlló & Compañía, con fábrica en El Masnou. El 1973 la empresa pasó a formar parte de Sedunion. Además, Josep Batlló, el 17 de julio de 1901 entró como accionista en la empresa Josep M. Llaudet Bou, S. en C., una fábrica de hilados y tejidos de algodón con sede en Sant Joan de les Abadesses. La Primera Guerra Mundial benefició enormemente la producción de algodón, llegando a comparar Barcelona con la Manchester industrial, aunque en el caso catalán más de la mitad de la producción industrial fue industria algodonera.

El matrimonio de los Batlló-Godó tuvo una gran repercusión social en la ciudad, tal como demuestran los artículos publicados en La Vanguardia. El 14 de mayo de 1884, la edición de tarde hacía una crónica del enlace Batlló-Godó:

“A l’església parroquial de la Puríssima Concepció s’ha celebrat aquest matí, a les nou, el projectat enllaç entre la bonica i simpàtica senyoreta Amalia Godó Belaunzarán, filla del nostre ben estimat amic senyor Bartolomé Godó, ex-diputat a Corts per Igualada, amb el distingit jove senyor José Batlló i Casanovas, assistint a tan solemne cerimònia únicament les apreciables famílies dels dos contraents.
A les 14 h parteixen avui els nuvis per gaudir la seva lluna de mel durant la qual visitaran algunes de les principals ciutats d’Espanya i de l’estranger. Els desitgem un pròsper viatge i felicitat completa en el seu nou estat, i enviem a la vegada l’enhorabona a les seves famílies respectives. “

La Vanguardia – 14 de mayo de 1884

Podríamos decir que el matrimonio tenía un carácter abierto a la innovación y no limitó la creatividad de Antoni Gaudí en absoluto. Por esta razón debió escoger al arquitecto de la familia Güell y le encargó una idea atrevida.

La familia vivió en la planta noble de la Casa Batlló hasta mediados de los años cincuenta, cuando la casa fue adquirida por Seguros Iberia, una empresa madrileña que quería abrir sede en Barcelona. Josep Batlló i Casanovas murió el 10 de marzo de 1934. La crónica de la época, La Vanguardia, domingo 11 de marzo de 1934:

“ELS QUE MOREN SR. JOSÉ BATLLÓ CASANOVAS
Víctima d’una llarga i penosíssima malaltia, que ha estat com la trista coronació d’una existència laboriosa, ha mort a Barcelona, a una edat avançada, un dels seus industrials més coneguts i respectats, el senyor José Batlló Casanovas.

Va dedicar tota la vida a la feina, gràcies a la qual la seva personalitat va adquirir una considerable rellevància en el moviment industrial barceloní. Al capdavant d’importants empreses, el senyor José Batlló Casanovas va fer gala en totes de les facultats de les quals estava dotat. Inseparable company del seu cosí, el primer comte de Godó, amb la família del qual estava estretament emparentat, va unir-hi durant molts anys els seus esforços en una de les múltiples activitats desplegades per qui va ser el millor i més plorat amic de LA VANGUARDIA.

El caràcter personal del senyor Batlló, ple d’afabilitat i benevolència, féu que es guanyés l’afecte i la simpatia de tots els qui, de prop o de lluny, van haver de tenir-hi relació.

Per això la seva mort ha estat unànime i generalment sentida. A tota la seva família, i molt especialment als seus fills el senyor José i el senyor Felipe, els expressem, en aquests instants inoblidables, el nostre més sentit, el nostre sincer condol.”

La Vanguardia – 11 marzo de 1934

.03

Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926)

Nació el 25 de junio de 1852 en el seno de una familia de caldereros. Fue un niños de salud delicada, por lo que pasó largas temporadas en la masía familiar de Riudoms. Estudió en la Escuela Pía de Reus. Durante su adolescencia estableció una sólida amistad con dos compañeros de estudios, Eduard Toda y Josep Ribera. Los tres, grandes entusiastas de la naturaleza y la historia, y muy aficionados a hacer excursiones.

El 1870 se trasladó a Barcelona para cursar sus estudios de arquitecto, combinándolos con diversos trabajos en estudios de arquitectura y maestros de obras de la categoría de Josep Fontseré o Francisco Paula de Villar, que le permitieron pagarse los estudios. Cuando en 1878 acabó sus estudios en la Escuela de Arquitectura, el director, Elies Rogent, declaraba: “No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”.

En 1878 acaba sus estudios y gana un concurso convocado por el Ayuntamiento de Barcelona para el diseño y ejecución de unas farolas situadas en la Plaza Real y al Pla de Palau. También se le encarga su primera obra importante, la Casa Vicens. Una vez obtenido el título, Gaudí se estableció por su cuenta en un despacho de la calle del Call de Barcelona desde donde inició el legado arquitectónico gran parte del cual está considerado Patrimonio de la Humanidad.

Pero la relación de amistad y mecenazgo que resultó más productiva para la historia del arte y la arquitectura sucedió el 1878, cuando el artista conoció a Eusebi Güell, un industrial del sector textil. Ese mismo año, Gaudí recibe el encargo de diseñar un mueble expositor para el Pabellón Español de la Exposición Universal de París. Eusebi Güell quedó tan impresionado de la originalidad de la pieza que quiso conocer a su artífice.

Durante los años siguientes, las obras maestras se fueron sucediendo una tras otra: la Torre Bellesguard, el Parque Güell, la Casa Batlló, La Pedrera y, finalmente, la Sagrada Familia. Curiosamente, el esplendor de la arquitectura gaudiniana coincidió con un progresivo retiro de su figura. Gaudí, en su juventud, frecuentaba teatros, conciertos y tertulias, a lo largo de los años se fue retirando de la vida social. Gaudí murió el 10 de junio de 1926 atropellado por un tranvía mientras se dirigía hacia la Sagrada Familia desde la iglesia de San Felip Neri. Nadie sospechó que aquel hombre era el célebre arquitecto, y fue trasladado al Hospital de la Santa Cruz, donde posteriormente sería reconocido por el cura de la Sagrada Familia. El entierro se celebró dos días después en la Sagrada Familia después de un multitudinario funeral.

Obres de Gaudí

1883-1885 – Casa Vicens

1882 – Sagrada Família

1883-1885 – El Capricho

1883-1887 – Finca Güell

1886-1890 – Palau Güell

1898-1900 – Casa Calvet

1900-1914 – Park Güell

1904-1906 – Casa Batlló

1906-1910 – Casa Milà

1908-1914 – Cripta Güell

.04

La Casa Batlló

La Casa Batlló fue una remodelación del arquitecto Antoni Gaudí entre 1904 y 1906. En 1903, el empresario textil Josep Batlló compró un edificio situado en Paseo de Gracia, 43, por 510.000 pesetas. El edificio había sido construido por el maestro de obras Emili Sala Cortès (1841-1920) entre los años 1875 y 1877, siguiendo la línea neoclásica de las construcciones del Ensanche propias del Plan Cerdà.

Josep Batlló encargó a Gaudí una obra que en principio consistía en derribar el edificio existente y hacer uno de nueva planta, pero finalmente se decidió reformarlo. Las obras se inician en noviembre de 1904. La propuesta añade un piso a la construcción original, ensancha el patio de la parcela y cambia de manera radical la fachada y los interiores. En total, la casa tiene más de 5.000 m2. La obra acabó en octubre de 1906, cuando Batlló solicita el permiso para poder alquilar los pisos de su edificio. El edificio fue nominado en 1907 al premio promovido por el Ayuntamiento de Barcelona al mejor edificio construido en la ciudad, pero no lo ganó.

El tramo de Paseo de Gracia, entre la calle Aragón y Consejo de Ciento, se conoce como “La Manzana de la Discordia”. Arquitectos como Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí construyeron o remodelaron edificios que, en aquel momento, compitieron por ganar los premios urbanísticos otorgados por el Ayuntamiento de Barcelona.

El edificio consta de planta baja, planta principal con patio, cuatro plantas, desván y terrado. Posee un acceso privado a la planta noble o principal y una escalera de vecinos. Desde la calle se accede a las cocheras y a las carboneras.

La obra en su conjunto es un prodigio de diseño ornamental gracias a la eclosión de los oficios. Gaudí trabajó con los mejores artesanos de todos los gremios. La transformación del hierro forjado, donde la curva no solamente es retórica y estética, sino que también es un refuerzo estructural; trabajos sinuosos de manera como puertas tridimensionales con relieves sorprendentes; vidrieras de colores, que tamizan la luz natural; cerámicas con relieves, elementos ornamentales de piedra arenosa de Montjuïc…

La Casa Batlló va dejó de pertenecer a la familia Batlló en la década de los años cincuenta, cuando fue comprada por Seguros Iberia para instalar sus oficinas en Barcelona.

Desde los años 90, la propiedad está en manos de la familia Bernat, que han llevado a cabo sucesivas obras para recuperar y restaurar íntegramente la casa, tanto la estructura como su interior.

A partir de 1995, se inicia una línea de actividades que consistió en el alquiler de los salones para actos y convenciones. En 2002, con motivo del Año Internacional Gaudí, la Casa Batlló abrió las puertas al público para visitas culturales.En el 2005, la Casa Batlló se inscribe en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco junto a otras obras de Gaudí.

Morfología Gaudiniana

El pensamiento arquitectónico de Antoni Gaudí postula que la forma proviene de la naturaleza, entendida como una creación divina. Los orígenes de este pensamiento son antiguos, los encontramos en los pensadores del siglo XIX como Viollet-le-Duc. Gaudí parece que quiere ir más allá, su creatividad no consiste en imitar la naturaleza, sino en entender los procesos de creación de la madre naturaleza.

Gaudí cree que todas las formas posibles existen en la naturaleza, y que se basan en algunos movimientos esenciales que constituyen símbolos de generación y vida. Estos símbolos pueden hacer referencia a la muerte, como son los huesos, y otros al nacimiento, como las espirales o círculos.

La Casa Batlló es una obra maestra de la forma, del color y la luz. Gaudí pone a la misma altura arquitecto y creador, queriendo comprender cómo crea la naturaleza, y no sólo haciendo una imitación de ella. Se ha intentado explicar de muchas maneras las inspiraciones que tuvo Antoni Gaudí en sus creaciones, pero no existe documentación propia que lo explique.

casabatllo_detalle03
casabatllo_detalle04

Fachada

La casa se conoce como la casa de los bostezos en alusión a los balcones que parecen que estén bostezando, o la casa de lo huesos haciendo referencia a las columnas de piedra del piso principal. Todos son nombres peyorativos que se dieron en su época. Gaudí sustituyó la antigua fachada por un nuevo conjunto de piedra y vidrio. Hizo repicar los muros exteriores para darles la forma ondulada, que después cubrió con mortero de cal, trencadís de vidrios de colores y discos de cerámica.

Vestíbulo

Sin rincones ni ángulos, con un zócalo gris pálido hecho de cerámicas que parecen erosionadas. El vestíbulo conduce a dos escaleras: una que lleva al piso principal, y otra pública que permite acceder a los pisos. Paredes estucadas de color gris perla. A la izquierda la puerta principal y la garita del portero y a la derecha la escalera de vecinos. El pasamanos de la escalera es de madera de roble y forma una ondulación al estilo coup de fuet o latigazo, que contrasta con la viga de hierro dorado que soporta el muro. La luz cae por el estuco de las paredes y por la cerámica dando un aspecto de cueva.

Escalera

El vestíbulo privado contiene la escalera que permite acceder al piso de los Batlló. La escalera, de madera de roble, ocupa prácticamente todo el espacio. El pasamanos gira entorno un palo metálico rodeado por dos cintas de metal que se entrelazan en espirales y que sostiene una esfera de vidrio coronada por unos tentáculos. Destacan los dos jarrones de cerámica de la entrada de la fábrica Pujol i Bausis.

Planta Noble

En la planta noble, residencia de la familia Batlló, Gaudí creó una nueva distribución con tabiques de formas onduladas. Una gran escalera de madera se abre camino desde el recibidor, con claraboyas con formas. El vestíbulo da acceso al despacho del Josep Batlló, y al salón principal de la vivienda. también se accede al comedor privado de la familia, así como a la sala de costura.

Patio y fachada posterior

La fachada posterior del edificio está organizada mediante la superposición de balcones los cuales se abren a amplias vidrieras de diferentes apartamentos. La barandilla de los balcones y parte de su suelo está formado por rejas de hierro que provoca una sensación de gran ligereza. El coronamiento superior en cambio es un amplio macizo con decoraciones de discos cerámicos y trencadís de colores, las piezas de las cuales forman diferentes diseños radiales y espirales.

Escalera de vecinos

Distribuye los apartamentos por pisos que son dos por planta, y se desarrolla alrededor del ascensor y de dos patios de luces, los cuales se abren siguiendo la tipología habitual de las casas del Ensanche. El trato cromático de las paredes, revestidas de cerámica lisa y en relieve, aumentan gradualmente la intensidad desde los colores blancos, gris perla y azul celeste de las plantas bajas hasta los azules marino y cobalto de las más altas.

Buhardilla

En la última planta del edificio está la buhardilla, construida con vueltas apareadas de perfil parabólico, enyesadas y pintadas de color blanco. En estos espacios Gaudí tenía libertatd para crear, ya que eran espacios no visitables. Usó arcos catenarios que una estructura muy sencilla son capaces de sostener mucho peso. Estos espacios estaban destinados a almacenes y lavaderos. Mediante una escalera de caracol se accede al terrado.

Azotea

El coronamiento de la fachada está recubierto en la parte exterior por cerámicas de colores azules eléctricos y en la parte interior por un trencadís de cerámica y vidrio, el color del cual cambia del blanco al amarillo y del naranja al verde. La torre de cuatro brazos está cubierta de cerámica de Manacor, y fue traída expresamente desde Mallorca.

Información Visitas

Visita Premium

Visita en grupo

sweetporn.org dpfantasy.org new.wantedporn.org