Día Internacional de la Mujer

Día Internacional de la Mujer

La mujer en las Casas Singulares

BIBLIOTECA ARÚS: LIBROS EN CLAVE FEMENINA. EL ACCESO DE LAS MUJERES EN EL TEMPLO DEL CONOCIMIENTO

La Biblioteca Arús fue fundada en 1895 después de la muerte de Rossend Arús. Las escrituras de la fundación ponen de manifiesto el espíritu de apertura e integración de sus fundadores que queda reflejado en sus artículos. Desde su fundación la Biblioteca disfrutó de un espíritu moderno, progresista e inclusivo que se muestra tanto en la temática que acoge el fondo bibliográfico como en el libre acceso a sectores o clases sociales que hasta entonces lo tenían prohibido.

“Durante las horas públicas no se podrá impedir la entrada ni los medios de leer ó estudiar á ninguna persona por razón de sexo, edad ni clase. Sólo podrán ser expulsados aquellos que no guarden el orden y compostura propios de la casa”.

La Biblioteca permite la entrada de la mujer para que se cultive y se instruya. Tanto es así, que el primer bibliotecario, Eudald Canivell, reflejaba en las estadísticas cuántas mujeres entraban y las señalaba con un adjetivo que las definía.

“La Biblioteca será siempre libre, no pudiendo excluir sistemáticamente ningún genero de libros por motivos sociales, políticos ni religiosos, pudiendo solo cerrarse las puertas á las publicaciones criminosas ó pornográficas clandestinas”

En el fondo bibliográfico de la Biblioteca encontramos obras sobre reproducción y sexualidad humanas como Le onanismo de Samuel Auguste Tissot, Cuadros sinópticos-descriptivos de obstetricia de Francesc de P. Campà en lo referente a ginecología y obstetricia, Maladies des femmes de Gunning S. Belford sobre fisiología y enfermedades de la mujer, de la Dra. Dolors Aleu, la primera mujer licenciada en medicina de Cataluña podemos leer De la necesidad de encaminar por la nueva senda la educación higienico-moral de la mujer, incluso podemos consultar libros relacionados con cosmética y feminismo. Además de títulos científicos, también adquirieron obras literarias como Madame Bovary  de Gustave Flaubert, o La señorita Giraud, mi esposa de Adolphe Belot, que trata de un joven ingenuo y su mujer, que se niega a consumar el matrimonio.

LA LLOTJA DE MAR: LUCRECIA DE DAMIÀ CAMPENY

Lucrecia, obra de Damià Campeny (Mataró, 1771-Barcelona, 1855), representa a una patricia romana reclinada en una silla y en el suelo un estilete con el que se ha causado la muerte. Explica la leyenda que su muerte causó la caída de la Monarquía Romana de Tarquino el Soberbio y el inicio de la República.
La historia se inicia cuando un grupo de jóvenes aristócratas romanos discutían sobre cual de sus mujeres era la más virtuosa. Uno de ellos propuso volver a Roma e ir a casa de sus mujeres para ver que estaban haciendo. El hecho es que todas ellas fueron descubiertas fuera de casa excepto Lucrecia que estaba trabajando en el telar. Aquella noche, Sexto Tarquino se enamoró perdidamente de ella, y una noche cabalgó hasta su casa y la intentó seducir. Lucrecia no accedió, y Sexto al ver que no tenía miedo de la muerte la amenazó jurándole que si no accedía ensuciaría su honor y el de su familia. Así Lucrecia consintió. Acabado el episodio de violación, Lucrecia llamó a su marido y a su padre y les explicó lo que había pasado. Después se suicidó clavándose un cuchillo en el corazón. Brutos, un pariente de Lucrecia, mientras la familia lloraba su muerte, juró liberar a Roma de la tiranía de los reyes. Se aseguró el apoyo del ejército y del pueblo y expulsaron al rey y a su hijo de Roma, proclamando la República.

CASA ROCAMORA: ANA VIDAL SALA (1872-1932) MADRE DE MANUEL ROCAMORA (1892-1976)

Ana Vidal Sala (1872-1932) fue la madre del coleccionista y mecenas Manuel Rocamora. Nacida en una familia acomodada, estudió en el Colegio de Nuestra Señora de Loreto, centro femenino de enseñanza.
Se casó con Marcos Rocamora Pujolà y tuvieron 4 hijos, el primero, Antonio, lo tuvo en la edad de 16 años. Pertenecía a la alta sociedad de la época y desarrolló el papel diseñado para ella dedicando su vida principalmente a sus hijos e hijas, asistiendo a acontecimientos sociales e implicada en obras de caridad. Perteneció a diferentes juntas directivas de entidades entre las que destacó su labor en la Cruz Roja donde recibió numerosas condecoraciones y reconocimientos por su implicación.
Le gustaba mucho el arte, ella y su marido no fueran coleccionistas, pero tenían los medios económicos para adquirir obras de arte y así lo hicieron. En una de las entrevistas de Manuel Rocamora explica: “Mi afición al coleccionismo se la debo a mi buena madre; ella reunió una importante colección de piezas procedentes de excavaciones. Siendo yo muy joven había ya visitado los principales museos nacionales y extranjeros recibiendo las sabias explicaciones que me daba”.

Ana Vidal también guardaba, de cada temporada, un par de trajes con los que Manuel Rocamora inició su gran colección de indumentaria: “La idea de coleccionar vestidos antiguos proviene de mi madre y desde que yo tenía 17 años. Cada año, ella guardaba dos trajes de su vestuario. Esto junto con sus aficiones de coleccionista, me surgió el interés que revestiría comenzar a guardar todas las prendas que a indumentaria se refiriesen”.

TERESA AMATLLER CROS (1873-1960) HIJA DE ANTONIO AMATLLER COSTA (1851-1960)

El 1 de febrero de 1871, Antoni Amatller y Costa (1851-1973), con diecinueve años, se casó con Cándida Cros Circuns (1850-1936). La pareja tuvo dos hijas: Gabriela, nacida a finales de 1871 y enterrada al cabo de poco tiempo, el 25 de abril de 1872, y Teresa, nacida el 1 de marzo de 1873. El matrimonio no fue duradero y, para evitar conflictos y litigios más grandes, decidieron separarse de mutuo acuerdo. En la escritura notarial firmada el 9 de febrero de 1877 se acordaba que Teresa que en aquel momento no tenía cuatro años, iría a vivir con la madre hasta cumplir siete, momento a partir del cual fue a vivir con el padre. Desde entonces padre e hija constituyeron la unidad familiar. Juntos convivirían tres décadas. Después de vivir en varias casas del Eixample de Barcelona, en 1900 irán a vivir en la Casa Amatller remodelada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch. Padre e hija fueron unos grandes viajeros. El año 1903 visitaron Tánger, a continuación, Estambul y Bursa (1905) y finalmente en Egipto (1909).
El año 1910 murió Antoni Amatller y su hija Teresa se hizo cargo de la casa. La administración de la fábrica de Chocolate Amatller la pasó a profesionales. Al estallar la guerra civil, Teresa Amatller marchó de Barcelona, primero en Italia, en Turín, donde vivía su madre, y después en San Sebastián. Cuando finalizó el conflicto, Teresa volvió a su casa. No se había casado nunca y por recomendación del joven Josep Gudiol le sugirió la creación de una fundación inspirada en la Frick Collection de Nueva York y creará la Fundación Privada Instituto Amatller de Arte Hispánic en 1942, siendo sus principales finalidades estatuarias la conservación y difusión de la casa Amatller y sus colecciones y la propulsión de la investigación de la historia del arte.
El 26 de marzo de 1960 muere Teresa Amatller.



sweetporn.org dpfantasy.org new.wantedporn.org