Real Academia de Bellas Artes

Joan Soler i Faneca

Paseo Isabel II, 1- Barcelona

.01

Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge

El fuerte poder económico de Barcelona, ​​impulsado sobre todo por su poder marítimo, hará que el rey, Pedro IV de Aragón, el Ceremonioso (1319-1387), autorice la creación de un espacio donde realizar las transacciones comerciales, así se ordenará construir la Lonja en un edificio de dos pisos. Barcelona se había convertido en un gran puerto marítimo, y las transacciones comerciales las gestionará el Consulado de Mar en este nuevo edificio. Durante la Guerra de Sucesión (1701-1714) el edificio sufrió mucho daños.

La victoria de los Borbones supuso la derrota de Cataluña y Barcelona. Desde este momento, Barcelona se transformará en una ciudad militarizada y quedará rodeada por las murallas que ya existían. Las consecuencias de la derrota supondrán la construcción de la Ciudadela, la destrucción del barrio de la Ribera, la desaparición de las Universidades de Cataluña y la creación de una nueva universidad en Cervera como premio a su fidelidad, el cierre del comercio directo del puerto de Barcelona y la obligación de pasar por los puertos de Cádiz o Sevilla para poder comerciar.

La lonja se convirtió, durante la guerra, en una cuartel durante, y posteriormente tuvo otros usos como el de un pajar … Pero el poder económico de la ciudad no desapareció, Barcelona era una ciudad de artesanos y comerciantes, y los Borbones deberán aceptar la creación de la Junta de Comercio (1758) que se instalará en la Lonja realizando una remodelación que le dará el aspecto neoclásico que hoy en día tiene. Será la Junta que se verá obligada a crear, a falta de universidad, escuelas técnicas de formación. Entre ellas se creará la Escuela Gratuita de Dibujo, que con los años se transformará en la Academia de Bellas Artes.

.02

Colección de la Academia

El Museo de la Real Academia Catalana de Bellas Artes es continuador directo de uno de los primeros museos de arte que existieron en Cataluña, el de la escuela de la Lonja, que creó un museo con fines pedagógicos, reuniendo obras que sirvieran de modelos a los estudiantes, como ejercicios de los profesores o los alumnos pensionados (Madrid, Roma, París) y premiados. También amplió el fondo con las obras procedentes de las iglesias y conventos afectados por la guerra del francés y las desamortizaciones. Y con las aportaciones de los académicos cuando hacen su ingreso. Todos los artistas de Cataluña han pasado por la Academia para formarse. La colección está formada por un arte académico y normativo, pero a la vez imprescindible para la formación de los artistas. De hecho, en la Academia encontramos el arte catalán de los siglos XVIII y XIX.

La colección está formada por 750 pinturas, 266 piezas de escultura, medallas y varias artes; más de 5.000 dibujos; unos 1.500 planos y dibujos de arquitectura; unas 1.000 estampas, y más de 3.000 fotografías. Con la creación de la Junta de Museos en 1901 las mejores obras de la Academia fueron trasladadas al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

Actualmente, hay depositadas en el MNAC las 92 mejores obras de la colección de la Academia, entre ellas las pinturas de Annibale Caracci procedentes de la iglesia de San Giacomo de Roma o las pinturas de San Francisco de Asís de Antoni Viladomat.  En total se exponen 388 obras procedentes de la Academia.

El resto de las obras se conservan en la Academia formando un importante museo del arte en Cataluña en los siglos XVIII y XIX.

Vestíulo

La Academia de Bellas Artes, que actualmente ocupa el segundo piso del edificio de la Lonja, respira un ambiente académico. Sus paredes y pasillos están forrados de arte, de pinturas y esculturas de todos los artistas catalanes del siglo XIX y XX. Entre ellas un episodio de ``La Matanza de los Inocentes`` de Antoni Solà (1780-1861), uno de los más importantes escultores catalanes de su tiempo. También hay una importante representación de obras del escultor Damià Campeny (1771-1855).

Sala del Realismo

Presenta dos obras de Antoni Caba (1838-1907) y Simón Gomez (1845-1880) donde aparecen dos escenas totalmente diferentes pero de un mismo tema, ``El arrepentimiento de Judas``. En esta sala también se puede apreciar las diferentes tendencias del Realismo catalán con temas que ilustran la vida cotidiana del siglo XIX y otras con temas de crítica social de esa misma sociedad.

Pasillo

Entre sus obras se pueden ver las primeras que se adquirieron en la escuela que mayoritariamente representan flores y ornamentos. La Escuela de Dibujo nació para dar servicio a la importante industria textil catalana que necesitaba personas que supieran estampar sus tejidos. Los alumnos practicaban el dibujo copiando obras de Benito Espinós (1748-1818), entre otros.

Salon de Actos

El Salón de Actos es donde se reúnen los académicos y que actualmente está presidido por una gran obra de Antoni Caba (1838-1907), ``La reina María Cristina de Habsburgo-Lorena y su hijo Alfonso XIII de 1890. Actualmente la Academia cuenta con 40 académicos brillantes y algunos protectores. Sus funciones son diversas, como practicar y potenciar la investigación de las Bellas Artes en Cataluña, colaborar con el cumplimiento de la legislación en materia de defensa, conservación y restauración del patrimonio...

Sala Fortuny

Hoy en día es el Salón de Juntas de la Academia. En sus paredes podemos ver una importante colección de dibujos de Marià Fortuny (1838-1874) en el que se realiza un estudio sobre el cuerpo humano. También obras de Pelegrí Clavé (1811-1880), Claudio Lorenzale (1816-1889), entre otros.

Información Visitas

Visita en grupo