Real Academia de Bellas Artes

Joan Soler i Faneca

Paseo Isabel II, 1- Barcelona

.01

Real academia catalana de Bellas Artes de San Jorge

El fuerte poder económico de Barcelona, ​​impulsado sobre todo por su poder marítimo, hará que el rey, Pedro IV de Aragón, el Ceremonioso (1319-1387), autorice la creación de un espacio donde realizar las transacciones comerciales, así se hará construir la Lonja en un edificio de dos pisos. Barcelona se había convertido en un gran puerto marítimo, y las transacciones comerciales las gestionará el Consulado de Mar en este nuevo edificio. Durante la Guerra de Sucesión (1701-1714) el edificio sufrió mucho.

La victoria de los Borbones supuso la derrota de Cataluña y Barcelona. Desde este momento, Barcelona se transformará en una ciudad militarizada y quedará rodeada en la murallas que ya existían. Las consecuencias de la derrota supondrá la construcción de la Ciudadela, la destrucción del barrio de la Ribera, la desaparición de las Universidades de Cataluña y la creación de una nueva universidad a Cervera como premio a su fidelidad, el cierre del comercio directo al puerto de Barcelona y la obligación a pasar por los puertos de Cádiz o Sevilla para poder comerciar.

La lonja se convirtió en una cuartel durante la guerra, después tuvo varios usos: pajar … Pero el poder económico de la ciudad no desapareció, Barcelona era una ciudad de artesanos y comerciantes, y los Borbones deberán aceptar la creación de la Junta de Comercio (1758) que se instalará en la Lonja. El Decreto de Nueva Planta supone la supresión del Consulado de Mar, pero Fernando VI se verá obligado a crear la Junta Particular de Comercio que se instalará en la Lonja.

.02

Colección de la Academia

El Museo de la Real Academia Catalana de Bellas Artes es continuador directo de uno de los primeros museos de arte que existieron en Cataluña, el de la escuela Lonja, que creó un museo con fines pedagógicos, reuniendo obras que sirvieran de modelos a los estudiantes, como ejercicios de los profesores o los alumnos pensionados (Madrid, Roma, París) y premiados. También amplió el fondo con las obras procedentes de las iglesias y conventos afectados por la guerra del francés y las desamortizaciones. Para las aportaciones de los académicos cuando hacen su ingreso. Todos los artistas de Cataluña han pasado por la Academia para formarse. La colección está formada por un arte muy académico y muy normativo, pero a la vez imprescindible para la formación de los artistas. De hecho, en la Academia encontramos el arte catalán de los siglos XVIII y XIX.

La colección está formada por 750 pinturas, 266 piezas de escultura, medallas y varias artes; más de 5000 dibujos; unos 1.500 planos y dibujos de arquitectura; unos 1000 estampas, y más de 3000 fotografías. Con la creación de la Junta de museos en 190 las mejores obras de la Academia marchan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Actualmente hay depositadas en el MNAC las 92 mejores obras de la colección de la Academia, entre ellas las pinturas de Caracci procedentes de la iglesia de St. Giacomo de Roma o las pinturas de San Francisco de Asís de Viladomat.  En total se exponen 388 obras.

En el salón de actos encontramos la obra más institucional (presidentes de la Academia y directores-profesores de la Escuela):

Joan Giralt (1772-1814)

Retrato de Pascual-Pere Moles, grabador del rey de Francia, fue el primer director de la escuela Llotja. Es una copia de un original de Vicente Lopez que se conserva en el MNAC.

Antonio Caba (1838-1907)

Retrato de la Reina Mª Cristina de Habsburgo y Alfonso XIII (retrato central de la sala). La retratada es la viuda de Alfonso XII que ejerció de regente durante la minoría de edad de su hijo Alfonso XIII. Son retratos debido a una visita que realizan en Barcelona con motivo de la exposición Universal de 1888.

Antonio Caba (1838-1907)

Retrato del Marqués de Alafarràs, 1884. Hecho por encargo para iniciar una galería de presidentes de la Academia. El retrato es Joaquim Desvalls Sarriera, primer presidente de la Academia entre 1850 y 1877.

Josep Arrau Barba (1802-1872)

Retrato de Fernando VII, 1832. Es un retrato institucional que nos muestra la influencia del Romanticismo en Cataluña. Este movimiento se diferenciará del resto de España ya que se inspirará en el modelo alemán que da importancia al contenido y no a la forma. Es un movimiento que reivindica la tierra, la lengua ... y reivindica la que consideran la mejor época de Cataluña: la edad media (recuperación del gótico)

Pelegrí Clavé (BCN 1811-1880)

Retrato de Josep Valls y Navidad. Pastel sobre tela. pintura en seda, la puso de moda Vicente Rodés. -Salvador Molet (BCN 1173 hasta 1836), pinturas de Flores. Salvador Molet comenzó su formación en la Llotja, luego fue pensionado en Valencia para seguir las clases de Benito Espinós en la Escuela de flores y adornados. Volvió a BCN y fue profesor de la Lonja de la clase de flores hasta su muerte.

Información Visitas

Visita en grupo